Duality

Tanto en lo divino como lo humano se ha reflejado desde tiempos ancestrales la dualidad inherente a nuestra naturaleza. Tanto en cuanto incluso lo divino y lo humano son ya en sí una de las más famosas dicotomías.

Podemos encontrar al menos dos caras en todo o casi todo lo que nos rodea. Aunque la variedad de grises es inmensa, nuestros impulsos más primarios todavía muchas veces nos empujan hacia ponernos de un bando u otro, a modo blanco o negro, noche o día, bien o mal. El ser humano es dual de base, vivimos en la controversia y somos seres contradictorios en nuestro día a día.

En uno de los ámbitos donde más claramente se observa es en el amor, en concreto el amor de pareja. Cholo plasma esta dualidad en sus obras, desde diferentes puntos de vista, pero sobre todo en relación a este tema. Con obras como “Amar es…”, la relación de amor-odio se expresa de forma clara, las relaciones tóxicas en que se nos vende como amor lo que realmente no lo es. El “amor” en su versión más negativa. También en “Rechazo matrimonial” lo que parecía el amor en su zenit, de manera normativa socialmente interpretado como una boda, desaparece de repente sin dejar rastro, pasando al lado opuesto sin previo aviso.

Sin embargo cambiando también a una perspectiva positiva, “El beso de la vida” pone al amor como la luz frente a la muerte como oscuridad, que desaparece cuando la pasión entra en escena.

En “Los bañistas del desierto” no sólo el amor se expresa como un lado positivo de la vida, sino en su versión más sana, desde un punto de vista feminista de igualdad de género, que debe estar presente en la relación así como en todos los aspectos de la vida.

La dualidad siempre ha aportado grandes temas e inspirado la creatividad humana . La obra de Cholo nos invita a observar, a reflexionar detenidamente sobre algunos de esos conceptos que esta engloba; y así poder conocernos mejor, dentro de lo que siempre va a formar parte de nuestro mundo, a nivel propio tanto como ajeno.